viernes, 16 de diciembre de 2011

El taxi de adelante

Típico. Estás en un taxi y el conductor tiene que detenerse porque otro ha parado para que suba un pasajero. Le toca el claxon, intenta pasarlo y, finalmente, lo mira con desprecio y probablemente lo insulta. Si el calor de la ruta lo anima, hasta comienza con la charla de que el tráfico es una porquería, que Lima está así porque los conductores no tienen cultura, que las autoridades no hacen nada y más catarsis. Te deja en tu destino y a media cuadra hace lo mismo de lo que se quejó.


Pasa igual con el caso de discriminación que hemos visto hace unos días. Discriminar está mal, muy mal, debería ser reprimido de todas las maneras legales posibles en todos los casos que se conozcan. No hay excusa para que un local comercial trate distinto a una persona que proviene de otra localidad simplemente por su apariencia y su forma de hablar. Eso lo condeno y me parece muy bien que nos indignemos.

Sin embargo, la irracionalidad y la hipocresía me parecen igual de condenables. La actitud visceral del taxista de atrás que hace lo mismo. 

Hay tantas maneras de discriminar, no solo por procedencia y raza, sino también por sexo, religión, idioma, nivel económico, educación, etc. Y hay tantas maneras en las que nosotros mismos discriminamos a diario. Está tan enraizado el hábito en nuestro interior que ni cuenta nos damos. Como el taxista.

Por eso preguntaba hace unos días si es que alguna gente que se indigna con el caso de Ricardo Apaza se mira al espejo y se indigna consigo misma por discriminar o solo se empincha con el taxista de adelante.

No perdamos de vista el bosque porque nos cegamos con el árbol. Por el contrario, que el árbol sirva para que veamos la viga que tenemos en el propio ojo. Si vamos a tocar el claxon porque otro hace lo que no debe, demos el ejemplo y no paremos nosotros tampoco. 

La hipocresía, muchas veces inconsciente, bloquea la capacidad de indignarnos con nosotros mismos y de notar que hacemos lo mismo o peor que lo que hacen otros a quienes apanamos con cierto placer. No por eso vamos a dejar de apanarlos si se lo merecen. Pero no paremos a media cuadra a hacer lo mismo. Aprendamos de lo que nos quejamos. Indignarse no basta.

"Sé el cambio que quieras ver en el mundo". - Mahatma Gandhi

jueves, 15 de diciembre de 2011

El caso Escardó contra ACI Prensa para dummies


1. La Agencia Católica de Informaciones (ACI Prensa) publicó el siguiente artículo el 25 de octubre del 2011: 

2. En dicho artículo señala: "solo desde diciembre pasado, (el periodista Pedro) Salinas ha hecho al menos quince publicaciones en su blog y en su columna de Peru.21 de textos propios y ajenos contra el Sodalicio, incluyendo artículos de José Enrique Escardó, otro ex miembro del Sodalitium, que buscó notoriedad proclamándose el "anticristo" mientras era prominente miembro de la secta Hare Krishna".

3. Pedí a ACI Prensa que presentaran pruebas: 

4. ACI Prensa publicó un comentario presentando sus supuestas pruebas, entre las que mencionan algunos artículos escritos por mí entre 1999 y el 2002 (no el 2003 como equivocadamente afirman): 

5. Me tomé el trabajo de explicar detalladamente cómo algunos de los artículos citados por ACI Prensa han sido sacados de contexto y cómo los demás ni siquiera tienen que ver con el tema: 

6. ACI Prensa afirmó, además: "Ud. figura como miembro hasta el año 2005 en el cargo de “Asesor: Guru-vrata dasa (Jose Enrique Escardó)” del Departamento de Comunicaciones e Internet de la Sociedad Hare Krishna en Lima, Perú, en una página oficial de esa institución".

7. Aclaré a ACI Prensa que esa página no estaba actualizada y que renuncié formalmente a la Asociación Hare Krishna en octubre de 1998, según carta que figura en internet desde antes de su falsa acusación: http://jees-x.com/vxzr7j

8. Pedí a ACI Prensa que publique mi respuesta con estas pruebas en ejercicio de mi derecho de réplica. Eso fue ayer, 14 de diciembre, a las 9.45 p. m.

9. Hasta el momento, y pese a las frecuentes menciones por Twitter y en su propio portal, ACI Prensa no publica la aclaración. En el portal de ACI Prensa, mis comentarios aparecen pendientes de revisión a pesar de seguir publicando varios comentarios e insultos posteriores de otras personas, lo que obviamente agrava su situación desde el punto de vista legal.


(Hacer clic para agrandar)
Comentarios sin aprobar. El segundo es el que incluye la carta que no dejan ver a sus lectores.

¿Por qué ACI Prensa no aprueba mi comentario? ¿Están consultando con sus abogados cómo librarse de esta evidente falta de ética tan básica o evitando que sus lectores vean que no contrastaron fuentes y manipularon información para dañar la reputación de alguien que ha venido luchando contra los abusos del Sodalicio desde hace más de una década?

El paso 10 de esta historia solo dependerá de ACI Prensa. O publican mi respuesta con la carta que los desmiente o iniciaré una querella por difamación y calumnia en contra de su director, el consagrado sodálite Alejandro Bermúdez Rosell.

----------------------------------------------------------------------

Actualización 16 de diciembre del 2011 (3.15 p. m.): Por orden directa de su director, Alejandro Bermúdez Rosell, ACI Prensa finalmente publicó mi aclaración, con lo que han respetado mi derecho de réplica. Ello significa que yo también cumpliré con mi parte y desistiré de presentar una querella por difamación y calumnia, considerando este caso cerrado. Pueden leer mi aclaración publicada por ACI Prensa aquí.



----------------------------------------------------------------------



Carta que prueba que ACI Prensa no contrastó sus fuentes


Carta abierta a Luis Fernando Figari, fundador del Sodalicio de Vida Cristiana

CARTA ABIERTA A LUIS FERNANDO FIGARI, FUNDADOR DEL SODALICIO DE VIDA CRISTIANA (SCV), EL MOVIMIENTO DE VIDA CRISTIANA (MVC) Y ANEXOS

Luis Fernando:

Durante más de una década he tratado de dar a conocer a los medios de comunicación y a la opinión pública que la organización que fundaste hace cuarenta años y a la cual dediqué una importante parte de mi juventud no es lo que tú y tus seguidores pretenden mostrar. He escrito una serie de artículos que solo tú sabes cuánto han significado a lo largo del tiempo para cambiar el concepto que miles de personas tenían del Sodalicio. Sé perfectamente que estos han tenido un efecto que tú no te esperabas y que tu silencio en todos estos años solo ha sido una estrategia para “no darme más importancia”.

Luis Fernando Figari
Luchar solitariamente y por años contra un fantasma blindado por muros de impunidad y mercenarios disfrazados de apóstoles tiene su costo y lo he asumido porque quería que otros no sufran lo que yo y muchos más que nos dimos cuenta de tus engaños a tiempo. Ambos sabemos lo que esta lucha ha significado y con eso me basta para dejar con la frente en alto el campo de batalla. Las minas sembradas se harán cargo de lo demás.

Ya dije todo lo que tenía que decir, luché todo lo que tenía que luchar y dejé el mensaje que quería dejar. No puedo quedarme estancado el resto de mi vida peleando contra una organización sin escrúpulos que ha demostrado estar por encima del bien y del mal, amparada por el silencio de las autoridades, la cobardía de congresistas, jueces, alcaldes e incluso presidentes de la República que le temen a la cada vez más desprestigiada Iglesia Católica y a su ala más conservadora y dura, representada principalmente por el Opus Dei y su remedo peruano, tu Sodalicio de Vida Cristiana.

Me llevo una conciencia tranquila porque nunca mentí y jamás tuve un interés que no sea el de simplemente informar y advertir a la gente que no todo es como se lo cuentan en el oscuro movimiento que fundaste. Nunca intenté ganar un centavo con esta lucha ni aproveché para mi beneficio el sufrimiento de tantos que se me acercaron a contarme sus odiseas personales dentro del SCV o el dolor y llanto de padres devastados porque sus hijos les fueron arrebatados por los tentáculos de tus obras.

Por más que te creas el cuento (que tú mismo inventaste) de que eres un santo, sabes perfectamente qué buscaste con todo esto y que, al final de tus días, si llegas a los altares no será porque reuniste las virtudes necesarias, sino porque manipulaste y utilizaste a miles, infundiste temor en los sectores más blandos de la Iglesia y te aliaste estratégicamente con los más fuertes, quienes finalmente toman las decisiones. Y solo por ello tu Iglesia te dará, cuando ya no estés, lo que nunca tuviste mientras viviste.

Ahora te tocará librar la batalla final contra tu conciencia. Cuando llegue tu último minuto, aunque estés rodeado de aduladores que te rocíen de agua bendita y te canten letanías, sé que en tu fuero interno retumbará lo que realmente eres y acecharán esos monstruos que creaste y esas pequeñas almas sinceras que empañaste con tu ego institucionalizado. Has ayudado a mucha gente, no voy a ser mezquino, pero lo has hecho usando como materia prima el engaño, la manipulación y el endiosamiento propio. El daño que has hecho es de lejos mucho mayor que todo el bien que usaste como excusa para hacerle creer a tus seguidores lo que creen que eres. 

Y eso es lo que te llevarás a la tumba. El resto se quedará en la ficción que se escriba sobre ti.

Adiós Luis Fernando. Adiós Sodalicio. Quise ser fuerte cuando me uní a ustedes y terminé descubriendo que mi verdadera fortaleza nació cuando me les enfrenté.

Me voy en paz de esta guerra porque sé que gané para otros más de lo que perdí de mí mismo.

Que tu Dios y tu conciencia te juzguen.

Jose Enrique Escardó Steck

martes, 13 de diciembre de 2011

Mi ultimátum a la Agencia Católica de Informaciones

Hacer clic para agrandar
Lo publicaron en octubre de este año. No lo había leído. Buscando algo en Google, me crucé con él. Escribí un comentario. Estoy esperando que sus moderadores lo aprueben y luego respondan. Si no lo hacen, será el Poder Judicial el que se haga cargo.


Este es mi comentario:  

Recién leo este artículo y creo que le haría bien a los lectores saber tres cosas: 

1. Desde que publiqué mis artículos, hace más de una década, el Sodalitium solo se ha escondido. He retado públicamente a su fundador, Luis Fernando Figari, a desmentir las denuncias que publiqué, en un debate en vivo por televisión y conectados a detectores de mentiras. Nunca lo ha aceptado. En lugar de ello, solo he recibido amenazas e insultos. Yo doy la cara, mi nombre y no me escondo tras perros de caza.

2. ACI Prensa está difamándome al decir que me proclamé el "anticristo" mientras era miembro de lo que ellos (convenientemente) llaman la "secta" Hare Krishna. Espero las pruebas de esto de inmediato o, de lo contrario, querellaré a su director por difamación y calumnia.

3. Si quieren saber lo que realmente escribí y no lo que este sitio web del Sodalitium inventa, pueden buscar "Sodalicio" en mi blog http://elquintopie.blogspot.com

Lo sigo esperando Figari, desde hace más de diez años. A usted, no a sus adoradores. Espero las pruebas y que este comentario sea aprobado. Veremos si se atreven.

Actualización 14 de diciembre (9.45 p. m.): ACI Prensa escribió un comentario presentando sus "pruebas". Aquí pueden leer mi respuesta:

Señores de ACI Prensa:

Ustedes citan algunos artículos que no tienen nada que ver con la acusación que pretenden probar. Citan los demás fuera de contexto y lo demostraré en un enlace separado, ya que no quiero cansar a los lectores, quienes tal vez solo quieren saber por qué afirmo que han cometido los delitos de difamación y calumnia contra mi persona. Los interesados pueden leer mi explicación complementaria aquí: http://jees-x.com/saskmy.

Su afirmación de que yo pertenecía a la Asociación Internacional para la Conciencia de Krishna (a la que ustedes llaman secta Hare Krishna) hasta el año 2005 es un grave error. No es culpa mía que uno de los miembros de esa asociación en Ecuador no haya actualizado información en el sitio web que ustedes utilizan como fuente no contrastada. Mi renuncia a la AICK se produjo formalmente en octubre de 1998, más de un año antes de que escribiera los artículos que ustedes citan. Y, para probarlo, tengo en mi poder (y está publicada en internet hace meses) una carta que así lo confirma. Pueden revisarla en http://jees-x.com/vxzr7j

Si se autodenominan periodistas serios, deberían contrastar sus fuentes y lamentablemente no han hecho algo tan básico. Este hecho configura por sí solo los delitos de difamación y calumnia según los artículos 131 y 132 del Código Penal. 

Más allá de que ustedes puedan interpretar convenientemente que yo me "proclamé el anticristo", afirmaron que lo hice mientras "pertenecía a la secta Hare Krishna", y el documento oficial emitido por ellos y que ya estaba en internet antes de su mentirosa acusación demuestra lo contrario. Ello es suficiente para probar que han cometido los delitos de difamación y calumnia y que la justicia peruana condene al responsable.

Atentamente,

Jose Enrique Escardó Steck
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...