viernes, 27 de noviembre de 2015

Desmontando a la Comisión de Ética para la Justicia y Reconciliación del Sodalicio


El Sodalicio se esforzó en mentirnos decirnos, a través de comunicados y entrevistas de su superior general, Alessandro Moroni, que crearía una comisión integrada por reconocidos miembros que fueran independientes.

El miércoles 25 de noviembre se anunció que la Comisión de Ética para la Justicia y Reconciliación (CEJR) había sido establecida seis días antes. Y, en menos de 24 horas de hecho el anuncio, quedó demostrado que es otra pantalla de esta institución para lavarse la cara, dejar pasar la explosión mediática y que lo que menos quieren es dar satisfacción a las víctimas de Luis Fernando Figari y de otros miembros del Sodalicio.

Son cinco los comisionados "independientes". 

Pues, cuatro de ellos no solo no son independientes, sino que podemos rastrear fácilmente sus vínculos y, en algunos casos, amistad con el Sodalicio.
Dr. Manuel Sánchez Palacios

Del Dr. Manuel Sánchez Palacios no podemos decir nada hasta el momento. Su larguísima carrera en el Poder Judicial no muestra señales de cercanía con la Iglesia católica, monseñor Juan Luis Cipriani ni el Sodalicio. Esperemos que sea así y no tengamos que ponerle las comillas a su independencia.

*Actualización 29/11: Estamos investigando información recibida de dos fuentes cercanas al Sodalicio que indican que sí existe un eslabón que une a Sánchez Palacios con la organización.

Sin embargo, los otros cuatro miembros sí tienen cercanía con la Iglesia, con Cipriani o directamente con la cúpula actual del Sodalicio.

Empecemos con el más obvio. Monseñor Carlos García Camader, obispo de Lurín. Según el mapa que aparece en http://www.iglesiacatolica.org.pe/cep_mapas/mapas_je/lurin.htm, la Diócesis de Lurín "comprende los distritos de San Juan de Miraflores, Villa María del Triunfo, Villa el Salvador, Pachacamac, Punta Hermosa, Punta Negra, San Bartolo, Santa María del Mar y Pucusana". Ajá, San Bartolo, donde quedan las casas de terror formación del Sodalicio.


Pero ahí no queda su "independencia". Monseñor García ordenó a dos diáconos del Sodalicio en mayo del 2014 "en la cuasi parroquia La Resurrección del Señor ubicada en el distrito y balneario de San Bartolo", según la nota aparecida en el portal del noticias de la familia sodálite. Y hasta fotos se tomó con el superior general del Sodalicio y algunos miembros de la cúpula que custodia cual Santísimo Sacramento a Luis Fernando Figari en Roma.

Christian Vinces, P. Juan Mendoza, Mons. García Camader, Alessandro Moroni y Felipe Peligrinelli (foto: http://www.fsnoticias.org)

Hablemos del independiente 3.

Dra. Rosario Fernández
Dra. Rosario Fernández Figueroa. Fue presidenta del Consejo de Ministros y ministra de Justicia en el segundo gobierno de Alan García. Sí, del mismo que hace unas semanas le besó el anillo a Cipriani en las instalaciones de RPP y dijo que así se debía saludar a un príncipe de la Iglesia.

La Dra. Fernández declaró esto mientras era ministra: "Mi posición es públicamente clara y conocida, estoy absolutamente contra el aborto, el Código Penal ya regula el aborto terapéutico. Entiendo que hay una discusión de conciencia y mi conciencia es absolutamente contraria al aborto". 

Esto no tendría nada de particular si no supiéramos de la relación de Alan García con Cipriani y que, además, el Ministerio de Justicia es el que se hace cargo de las relaciones del Estado con la Iglesia católica a través de la Dirección de Asuntos de la Iglesia Católica, una de cuyas funciones es realizar "proyectos de inclusión y supresión en planillas de subvenciones personales, de los Obispos y personal Eclesiástico y Civil al servicio de la Iglesia Católica y otorgamiento de pensión a Obispos Dimisionarios o Eméritos". 

O sea, manejan la plata que le da el Estado a la Iglesia católica. 

Además, la Dra. Fernández ha enseñado Derecho Internacional Privado en la Universidad de Piura, de propiedad del Opus Dei, orden a la que pertenece Cipriani.

Ahora, el independiente 4.

Dra. Maíta García
Dra. Maíta García Trovato. Es psiquiatra y ha ocupado un par de cargos importantes en el Estado. 

Pero también es católica ferviente, como se puede ver en su cuenta de Facebook, contraria al aborto por motivos religiosos, los cuales ha firmado en un artículo publicado por ACI Prensa, el órgano periodístico del Sodalicio dirigido por un antiguo e importante sodálite, y a través del cual se ha atacado rabiosamente a quienes hemos revelado los abusos de Figari y otros sodálites, como es el caso de Pedro Salinas, Jason Day y yo mismo.

La Dra. García critica desde ACI Prensa una columna de la periodista Patricia del Río, y termina escribiendo que "Olvida tantas cosas Patricia!!! Tanta letra para terminar con un ataque frontal a la Iglesia Católica que según ella “la discrimina”, con mención explícita al Cardenal, y que parecería ser el verdadero objetivo de este fallido artículo…".

El mismo artículo comienza con estas disculpas a los organizadores de la Marcha por la Vida (que ya sabemos que son el Sodalicio, a través del MVC, y el Arzobispado de Lima): "Muy a mi pesar y por razones de salud – que algunos conocen y no es del caso explicitar aquí – este año no podré asistir físicamente a la Marcha por la Vida. Digo físicamente porque de todas maneras la acompañaré con oraciones por su éxito en la seguridad de que tendrá una asistencia multitudinaria".

*Actualización 29/11: La Dra. Maíta García ha sido consultada por ACI Prensa en numerosas oportunidades, por lo menos desde el 2011, y es miembro directivo de la Asociación Nacional de Médicos Católicos.

Y, finalmente, el independiente 5.

Miguel Humberto Aguirre
Miguel Humberto Aguirre. Periodista. Pero no de cualquier medio. Y no cualquier periodista. Es director de Contenidos del Grupo RPP, que, entre sus contenidos, tiene desde hace años un espacio semanal dedicado a que el cardenal Cipriani se despache con sus comentarios. El conductor del programa Diálogo de fe es Armando Canchanya. Pero, cuando él se ausenta, es el propio Miguel Humberto Aguirre quien dialoga con Cipriani. 

Para no perder la costumbre, Aguirre conduce el espacio dominical católico Domingo es fiesta, con el padre Clemente Sobrado, quien ha recibido el premio Cardenal Juan Landázuri Ricketts "por su labor evangelizadora a través de los medios de comunicación", o sea, por su programa en RPP.

*Actualización 29/11: La hija de Manuel Delgado Parker, presidente del Directorio de RPP, Úrsula Delgado Nachtigall, y su esposo, Carlos Bisso López de Romaña, son adherentes al Sodalicio. Ambos se casaron el 1 de noviembre del 2008 en la parroquia sodálite Nuestra Señora de la Reconciliación de Camacho, en ceremonia celebrada por el padre Juan Mendoza Figari (hoy asistente general de Espiritualidad del Sodalicio) y concelebrada por Juan Pablo Rosado y Javier Len (hermano de Gonzalo Len, sacerdote que acompaña a Luis Fernando Figari en su "retiro" en Roma). La hermana de Carlos Bisso, Ximena, es directora del colegio Villa Cáritas, de propiedad del Sodalicio.

Para terminar.

La web de la CEJR dice lo siguiente en sus conclusiones: "Todos los registros del proceso serán mantenidos en un archivo separado y confidencial durante cinco años, o un plazo más largo que pueda ser requerido por la ley o por un tribunal de jurisdicción competente. Terminado el plazo, todos los registros y documentos serán eliminados".

O sea, pasen por aquí, si califican, los "independientes" los atenderán durante 150 días, guardaremos todo por cinco años, les daremos plata de un fondo si es que tenemos que callarlos, firmarán un papel en el cual dejarán claro que ya no seguirán molestando con sus denuncias en otros fueros y, después de cinco años, destruiremos todo.

Si alguna de las víctimas quiere eso, que vaya. Yo paso.

martes, 3 de noviembre de 2015

Parte de la historia no contada sobre las denuncias contra el Sodalicio

Luis Fernando Figari, fundador del Sodalicio
Estas últimas dos semanas han sido brutales para mí. Sé que para las demás víctimas del Sodalicio también. Y, por qué no decirlo, para el Sodalicio también.

Tengo quince años luchando porque se sepa la verdad y he sido víctima de toda clase de ataques y mentiras para hacer creer a cada persona que pudiera acercarse al Sodalicio, a sus seguidores en los distintos proyectos y misiones que ellos dirigen y a la opinión pública en general que soy un loco, un enfermo, un resentido, un fumón, un predicador anticlerical y todo lo que puedan o no imaginarse.

Es a raíz de lo sucedido en estas dos semanas que, con la mente más en paz, pero también con nuevas frustraciones, puedo escribir esto. Mi intención es, obviamente, que lo lean y, si lo creen conveniente, lo compartan. Lo haré a modo de lista porque será más fácil de procesar para mí y de leer para ustedes.

1. Soy una víctima de abusos físicos y psicológicos ocurridos en las comunidades de formación del Sodalicio entre los años de 1987 y 1989. También soy víctima de una persecución implacable de parte de ellos y muchos de sus simpatizantes desde que revelé por primera vez los abusos que se cometían en sus comunidades. Lo único que me diferencia de las demás víctimas es que fui quien rompió el silencio y habló por primera vez de los abusos en el Sodalicio.

2. Estuve relacionado con el Sodalicio de manera informal desde sexto de primaria (tenía doce años) hasta quinto de secundaria. Eran profesores sodálites de mi colegio, el Markham, quienes me fueron lavando el cerebro. Fui elegido presidente del Convivio 86 (reunión anual de estudiantes católicos organizada por el Sodalicio). El 8 de diciembre de 1986 hice promesa de "aspirante", primer peldaño en el vínculo formal con el Sodalicio. Había cumplido 17 años 29 días antes, el 9 de noviembre. Nunca informé a mis padres sobre mi ceremonia de vinculación formal con el Sodalicio, ya que ellos no estaban de acuerdo y mis guías sodálites me hicieron creer que no debía contarlo a nadie de mi familia porque no entenderían mi "vocación" y serían tentados por el demonio para alejarme de ella.

3. Dejé el Sodalicio en marzo de 1989, después de haber vivido un año en dos comunidades: una en San Bartolo y la otra en Chincha, de donde me escapé después de varios meses de confusión, dolor, conversaciones inútiles con el superior, Miguel Salazar, y mi director espiritual, José Ambrozic. Las conversaciones servían solo para amenazarme con promesas de aniquilación espiritual y emocional en lugar de para brindarme ayuda profesional para construir nuevas formas de relacionarme con mi espiritualidad y la Iglesia a partir de mi idea de dejar la comunidad y relacionarme con el Sodalicio de maneras más libres, viviendo en mi casa y desarrollándome profesionalmente.

4. Meses después de mi salida me acerqué a San Bartolo a reclamar la devolución de mi biblioteca personal, la cual ellos tenían en su poder. Mientras viví en comunidad, recibía mensualmente el alquiler de un departamento de mi propiedad en Miraflores. El 50 % de ese dinero lo entregaba al superior de la comunidad y el resto lo usaba para comprar libros o ropa. Nunca me devolvieron mis libros, una colección que me costó entre 1500 y 2000 dólares. Tal vez más. En buen cristiano: se los robaron. Hasta hoy.

5. Es así que, totalmente frustrado, me mantuve alejado de ellos, evitándolos en las calles con una creciente paranoia, escondiéndome si los veía en algún lado. Mientras tanto, trataba de recuperar mi vida.

6. En el año 2000, mientras ayudaba por un breve periodo a mi padre en su revista, Gente, tenía una columna a la que llamé El quinto pie del gato, hoy convertida en un blog. En ella opinaba sobre temas de actualidad de manera (a veces demasiado) irreverente. La columna adquirió cierta notoriedad con el tiempo y tenía una vasta legión de lectores dentro y fuera del país.

7. En octubre del 2000 tomé la decisión de enfrentar mis miedos y salir al frente a hablar de lo que viví en el Sodalicio. No fue fácil. Fueron seis columnas. Una por semana. La primera se tituló "Extirparé la raíz del miedo". Ellas nacieron como gemelas de una pesadilla que me persigue hasta hoy. Mi intención era desenmascarar al Sodalicio y a sus miembros que abusaban de cientos de personas y, por encima de todo, advertir a la sociedad. Quería que los padres cuidaran a sus hijos. El impacto de mis columnas fue inesperado y arrollador. Golpeó al Sodalicio de maneras que no creí que lo haría, pero también dio inicio a una persecución en mi contra que destruyó mi vida en muchos niveles. Si hubiera callado, otra sería mi vida hoy. Pero no me arrepiento. Para ganar lo que realmente vale en la vida hay que estar dispuesto a hacer sacrificios. Pueden leer las columnas en este enlace.

8. Ese mismo año, el periodista y exsodálite Pedro Salinas me pidió una reunión, la cual se llevó a cabo en el restaurante Mangos del Óvalo Gutiérrez, en Miraflores (donde hoy está el Starbucks). Ahí, Salinas me contó que estaba escribiendo una novela acerca del Sodalicio, pero que no se había atrevido a terminarla y menos a publicarla, que era más una especie de exorcismo interno. Pero, me confesó que, al ver mis columnas publicándose, se sentía inspirado a continuar con el proyecto y a animarse a sacar el libro. Me pidió  autorización para incluir en la novela pasajes de mis testimonios sobre los abusos que sufrí. Yo le dije que sí, que los use. En el 2002 publicó Mateo Diez, una novela sobre el Sodalicio en la que cambió los nombres. Solo los que estuvimos dentro del Sodalicio sabíamos a quiénes se refería. Nunca recibí invitación al lanzamiento del libro. No entendí por qué. Pero esto es algo que ya hablé personalmente con él días antes de que presentara Mitad monjes mitad soldados.

8. En el 2001, la periodista Cecilia Valenzuela encargó a Diego Fernández Stoll, un joven reportero de su programa Entre líneas, de Canal N, que investigara al Sodalicio. Luego del excelente reportaje, en el que se recogían los testimonios de Luis Eduardo Cisneros (exintegrante del MVC) y Eduardo Alt (padre de un sodálite), fui entrevistado en vivo por ella. Después entrevistó al destacado psicólogo Jorge Bruce, quien hizo una escalofriante premonición, alertando sobre posibles casos de abuso sexual y prácticas homosexuales de los líderes de la organización católica. Aquí pueden ver el trabajo de Cecilia y su equipo, además de mi entrevista y las predicciones de Bruce:


9. He contado en numerosas entrevistas la semana pasada (Caretas, Cuarto Poder, Radio San Borja, Buenos Días Perú, TeleSur, Rosana Cueva en Radio Exitosa, Al estilo Juliana en RPP TV, Con otros ojos en Canal N, Cecilia Valenzuela en Mira quién habla de Willax TV, Boca a boca en RBC) todo lo que he pasado en estos quince años de lucha.

10. Quiero compartir con ustedes, luego de estas dos semanas de correrías, con más calma, algunas cosas que creo importantes aclarar:
   a. El libro Mitad monjes, mitad soldados ha sido el fruto de la investigación y trabajo de los periodistas Pedro Salinas y Paola Ugaz y un grupo de colaboradores en el cual no estoy. No he trabajado con ellos en su elaboración y lo único que sale ahí sobre mí es, por un lado, el reconocimiento de mis primeras denuncias, y por otro, mi testimonio, que fue grabado por Pedro Salinas en una conversación que tuvimos hace por lo menos tres años. Lamento que varios medios de comunicación y opinólogos que recién se aproximan al tema, en su afán de promocionar las denuncias de abuso sexual, omitan en sus comentarios o cronología de los eventos la lucha de los que rompimos el silencio en el 2000 y 2001 y pretendan decir que esto empezó en el 2002 con la publicación de la novela Mateo Diez o incluso en el 2010-2011 con la aparición de denuncias sobre abusos sexuales. Pero lo entiendo. La dinámica del periodismo moderno es efectista y, con frecuencia, morbosa. Y el sexo es morbo por excelencia. Aprovecho para agradecer a quienes sí mostraron, en sus recuentos y columnas de opinión, el inicio de esta historia y su significado en lo que vino después. Agradezco, más que a nadie, a Paola Ugaz, coautora del libro Mitad monjes mitad soldados, quien se ha esforzado todas las veces y por todos los medios que ha podido en reconocer ese esfuerzo y esa lucha.
  b. No recibo ni recibiré un centavo de las ventas del libro. No me corresponde, no he invertido un sol ni un segundo de mi tiempo en ese valioso esfuerzo, que es solo de Pedro y Paola.
  c. Mi lucha siempre ha sido personal, sin coordinación alguna con Pedro Salinas, salvo en las ocasiones en las que ha pedido mis declaraciones para el libro y una que otra conversación esporádica para comentar, nunca para coordinar.
  d. Muchas personas me aconsejaron hacer un libro respecto de estas experiencias. Siempre me negué rotundamente. Como fui parte del Sodalicio, testigo, victimario y víctima a la vez, no me sentiría bien conmigo mismo comercializando tristes experiencias mías y de otras víctimas.
  e. Nunca fui víctima ni testigo de abusos sexuales dentro del Sodalicio. Me he enterado de las denuncias contra Germán Doig, Luis Fernando Figari, Daniel Murguía y Jeffrey Daniels a través de la prensa. Los demás testimonios de abusos psicológicos, físicos y sexuales los he venido a conocer a través del libro Mitad monjes mitad soldados. No conozco a ninguno de los denunciantes que aparecen en el libro, salvo a Pedro Salinas, su autor. Sin embargo, sus historias son totalmente consistentes, creíbles y reflejan en mucho lo que denuncié en mis artículos del 2000.
  f. Considero que Luis Fernando Figari, como todo ciudadano peruano, es inocente de cualquier cargo hasta que la justicia pruebe lo contrario. Nos guste o no, así es la justicia. Sin contradecir esto, para conseguir que se demuestre su culpabilidad o inocencia, debe ponerse a derecho, afrontar la justicia en el Perú. El Sodalicio debe conminarlo a declarar al respecto lo antes posible. Mientras no lo haga, solo podemos considerar que lo están encubriendo. Además, el Sodalicio y la justicia peruana deben investigar a las personas que mencioné en mis columnas, para así determinar su grado de responsabilidad en los abusos cometidos mientras fueron superiores o formadores en sus comunidades. También debe identificar quiénes son los demás abusadores mencionados en los testimonios publicados por Salinas y Ugaz. Casi todos aparecen en el libro solo con sus iniciales. Hay que identificarlos y que pasen por los procesos necesarios de investigación y posterior sanción.
  g. Desde el año 2000 hasta hoy no he tenido relación ni he mantenido comunicación con nadie del Sodalicio. Menos he tratado de hacerme su "amigo" con la intención de obtener información. Solo me he acercado a uno de sus miembros más antiguos, prominentes y conocidos por su posición mediática. Intercambiamos algunos correos entre diciembre del 2011 y marzo del 2012, teniendo yo en mente una sola cosa: que tomen conciencia de los abusos y del dolor de las víctimas. Al inicio de las conversaciones, este sodálite aceptó el daño que me habían hecho y me pidió perdón a título personal por lo sucedido (a pesar de no haber sido él perpetrador de ninguno de los abusos que denuncié). Debido a esta actitud, a su reconocimiento de que mis denuncias del 2000 eran ciertas y de que ellos habían defendido a su comunidad con un espíritu no cristiano, me sentí en la libertad de ofrecer una tregua con la condición de que formaran una comisión ad hoc para acercarse a las víctimas, investigar sus casos y realizar las acciones necesarias para brindarles ayuda y las reparaciones necesarias. Pero ello nunca sucedió. No se concretó la reunión con la cúpula del Sodalicio. No se hizo nada de lo prometido. Peor aún, se filtró y se sacó de contexto mi ofrecimiento de una tregua para luego usarlo como defensa del Sodalicio en un caso que enfrentaban contra una universidad canadiense que quería sacarlos de la capellanía debido a que, principalmente, habían tenido acceso a mis columnas. Ante esta nueva traición, rompí toda comunicación. Y ese es otro motivo por el cual me he mostrado muy escéptico con relación a los contenidos de los comunicados del Sodalicio y sus compromisos desde que este nuevo escándalo estalló hace dos semanas.

Dicho esto, quiero dejar clara mi opinión con relación a lo que vienen haciendo el Sodalicio, la Iglesia católica y las autoridades peruanas:

1. Ante el escándalo mediático que estalló hace poco más de dos semanas. el Sodalicio ha prometido una comisión ad hoc. Según declaraciones muy recientes de Fernando Vidal, asistente general de Comunicaciones de la institución, en reuniones públicas con integrantes de distintas misiones dirigidas por el Sodalicio, la comisión está en proceso de formación y se la ha encargado la conducción del proceso a uno de los sodálites más antiguos y profesionales, José Ambrozic. Sí, el mismo que fue mi segundo director espiritual y que me tuvo en retiro absoluto cuando le dije que quería dejar la vida comunitaria. Obviamente, esto demorará mucho tiempo. De haberse realizado esto en el 2011, cuando lo pedí en los correos ya mencionados, hace rato estaríamos en otro momento histórico de este escándalo.

2. El Sodalicio está siendo apoyado por una empresa consultora peruana reconocida (aún no han revelado el nombre y han prometido hacerlo apenas sean autorizados). Ella diseñará las maneras en las que la comisión ad hoc recibirá a los denunciantes que quieran acercarse a dar sus testimonios, estudiará los casos y vigilará que los procedimientos establecidos se cumplan. El Sodalicio ha afirmado que la tercera etapa de la investigación brindará el apoyo que requieran las víctimas a través de profesionales independientes de alto nivel. Además, esta tercera etapa ayudará a identificar casos en los que se requiera una investigación más detallada y profunda.

3. La actitud de los voceros en las reuniones públicas coincide con la mostrada por el superior general del Sodalicio, Alessandro Moroni, en su entrevista aparecida en el diario El Comercio. Quedaré a la espera de que se cumplan los compromisos adquiridos por ellos ante la opinión pública. Si pasa un tiempo prudencial y no veo ningún cambio real, entonces tendré que volver a salir a los medios a informar lo necesario al respecto.

4. La Iglesia católica tiene procesos internos diseñados para lidiar con estas situaciones. Estaré atento a que esos procesos se cumplan. Por el momento, y según las explicaciones de los expertos que han declarado, además de lo que dijo el cardenal Juan Luis Cipriani en RPP y de los propios voceros del Sodalicio, no veo inconsistencias y entiendo la reserva que han venido mostrando. Las investigaciones deben mantener la privacidad que corresponde y los investigadores no deben dejarse presionar por la dinámica de los medios de comunicación, los cuales sí deben estar atentos en los próximos meses a lo que pase en el Sodalicio y en la Iglesia católica. Además, invoco a los medios a no  abandonar a las víctimas y cada cierto tiempo volver a tratar este tema. Por otro lado, creo que, ante la gravedad del impacto mediático, los líderes del Sodalicio deben informar con cierta periodicidad a la opinión pública los avances que vienen haciendo sin romper la confidencialidad que exige un proceso de esta naturaleza.

5. Ya se ha abierto una investigación en el Ministerio Público. El propio fiscal de la Nación ha solicitado a las víctimas que nos acerquemos a su despacho para presentar nuestros testimonios y pruebas (en caso de que alguien tenga alguna). Insto, desde aquí, a los afectados, a acercarse al fiscal de la Nación y colaborar con los procedimientos legales que él o quien él haya puesto a cargo de la investigación indiquen. Asimismo, pido al fiscal de la Nación que haga los trámites necesarios para que, ante las denuncias mediáticas, indicios y testimonios ya existentes, solicite mediante los canales legales adecuados, dentro y fuera de nuestro país, que se traiga a Luis Fernando Figari al Perú lo antes posible y se le fijen condiciones restrictivas adecuadas que permitan que afronte todo el proceso de investigación aquí. Lamentablemente, y como lo vengo diciendo hace días en mis entrevistas y en mi cuenta de Twitter (@JEESxorcismo), Figari no tiene intenciones de venir. Es más, para frustración de miles de personas preocupadas por este caso, su abogado ha declarado hoy en una entrevista para el diario El Comercio que buscarán la prescripción de los casos. Un asco del cual el Sodalicio puede escaparse rápidamente si, ahora sí, expulsa a Figari por tomar esa actitud.

Finalmente, debo manifestar que me causa un dolor profundo el accionar del Sodalicio, la Iglesia y de quienes se aprovechan del dolor de las víctimas para hacer noticia u obtener algún beneficio personal. Como víctima de Figari, Doig y muchas otras autoridades y miembros del Sodalicio, lo que menos espero es respeto a ese dolor, no que se busque manipularlo para obtener beneficios de ninguna índole.

domingo, 25 de octubre de 2015

Carta al Sodalicio del primer mentiroso y loco

La Virgen Inmaculada Dolorosa del Sodalicio
hoy es una virgen  que llora de verdad
Hoy mi hija de ocho años me abrazó y me dijo: "papi, tú no mientes". Es que leí la entrevista que le hizo Sandra Belaúnde de El Comercio a Sandro Moroni, superior general del Sodalicio, y me preguntó por qué estaba llorando. Traté de que no viera mis lágrimas, pero llegó a mi escritorio cuando aún las estaba secando.

Ya le había contado hace unos días sobre mi lucha, a grandes rasgos. Que unas personas malas de un grupo llamado Sodalicio me habían hecho daño cuando era joven, que también le hicieron daño a muchas otras personas, que me iba a ver en la tele hablando de eso y que quería que sepa que su papá estaba luchando desde antes de que ella naciera para que estas cosas no pasen más. Su respuesta, ese día, fue: "yo les voy a dar una patada y un puñete por hacerle eso a mi papito".

Moroni respondió en la entrevista de hoy una pregunta específica que me movió más que otras:

Es que esa es parte de mi historia. Es parte de lo que conté en mis columnas del año 2000, cuando cometí la locura de hacer de conocimiento público por primera vez lo que pasaba dentro de las comunidades del Sodalicio.

No voy a ahondar aquí porque en este mismo blog y en mi Twitter (@JEESxorcismo) pueden encontrar mucho de lo que he estado diciendo en estos quince años.

Solo voy a decir lo que espero del Sodalicio, todo ello en la línea de lo que promete Moroni en la entrevista de hoy:

1. Quiero mi nombre de vuelta. Que el Sodalicio me pida perdón por llamarme mentiroso, loco, resentido, anticristo, traidor, maricón y tantas otras cosas que no solo dijo Luis Fernando Figari. Las esparcieron en internet, en medios y en conversaciones públicas sus superiores, su cúpula, sus seguidores, sus fanáticos. Y quiero que le devuelvan su nombre y reputación a todas las demás personas que se animaron a hablar a raíz de mis denuncias, a las que trataron igual. A las que salen en el libro de Pedro Salinas y Paola Ugaz (a quienes rindo un homenaje especial porque su investigación ha vuelto realidad mis sueños y las de muchos otros abusados) y a los que no salen ahí.
2. Quiero que le pidan perdón a mi hija. Que la miren a los ojos y le digan "tu papá no miente, tu papá siempre dijo la verdad". Ella lo sabe, pero ustedes han hecho que cientos de personas lo propaguen por todas partes y que miles lo crean durante quince años.
3. Quiero que traigan a Luis Fernando Figari al Perú y que él encabece todas las sesiones en las que deba pedirnos perdón. Quiero que él nos mire a los ojos y escuche lo que tenemos que decirle. Y que afronte las investigaciones aquí, no en una comunidad creada para protegerlo en Roma.
4. Quiero que cambien, pero de verdad. Que no vuelvan a hacer las cosas que dijeron que no nos hicieron y ahora aceptan públicamente. Y quiero que todos veamos esos cambios.

Hay muchas otras cosas que quiero, pero todas se desprenden de estas cuatro primeras. Cuando me llamen y me citen para pedirme perdón les diré las demás.

Es poco pedir para el daño que me han hecho. Es poca reparación por lo que han destruido en mi vida desde que los conozco, hace 33 años, y desde que me atreví a salir del silencio hace quince.

Tienen mi número de teléfono. Ojalá no tenga que esperar quince años más para recibir su llamada.

El único consuelo que me queda es que algunas personas me creyeron en el año 2000 y se alejaron del Sodalicio.

martes, 20 de octubre de 2015

Más soldado que monje

Hace quince años, cuando escribí las columnas en las que revelé el abuso físico y psicológico al que éramos sometidos en las comunidades del Sodalicio, esta agrupación que es el núcleo del Movimiento de Vida Cristiana, apadrinada por Juan Pablo II (quien mantuvo una cercana amistad y defendió al lobo disfrazado de cordero Marcial Maciel, el mayor monstruo que la Iglesia católica ha producido en los últimos tiempos), se inició una campaña de demolición en mi contra. Y no la iniciaron los seguidores fanáticos de Luis Fernando Figari, fue el propio Sodalicio el que la orquestó.

Figari bendecido por Juan Pablo II,
el santo que protegió a más de un pederasta

En una conversación de hace unos tres años por correo electrónico con uno de sus líderes más prominentes, él aceptó que tuvieron que atacarme para defender al Sodalicio, que se pusieron de acuerdo para decir que lo que yo había escrito era todo mentira, que hicieron espíritu de cuerpo desde la cúpula. También aceptó que lo que yo conté era cierto, pero que las técnicas que denuncié habían cambiado en los últimos años. Además, dijo que sus hermanos no actuaron cristianamente conmigo y que lo lamentaba muchísimo porque sabía cuánto daño me hicieron.

Pero, cuando le dije que ahora debían hacer algo por las víctimas, que debían pedir perdón con acciones, que crearan una comisión interna que investigue esos casos y se acerque a los afectados para intentar darles paz, empezaron las excusas: hablaré con mis hermanos, están muy ocupados porque ya se vienen las actividades por la Navidad, disculpa que pasen los meses y no pueda concretar ninguna reunión, no han podido ver este tema en sus últimas reuniones, lo siento, disculpa, lo lamento, no me he olvidado.

Y nunca pasó.

Por eso, cuando leí el "perdón" del Sodalicio, no les creí nada. Por eso, cuando dicen en su comunicado que "les ofrecemos nuestra disposición de escucha y ayuda", supe que era solo palabrería para quedar como buenitos una vez más. Porque soy la primera persona que salió a decir que el Sodalicio estaba podrido y solo me destruyeron con mentiras, manchando mi honra, boicoteando esfuerzos laborales y hasta presenciando con crudeza diabólica cómo alguien de su entorno amenazaba la integridad sexual de mi hija de cinco años sin mover un dedo para identificar a esa persona.

Desde que denuncié a Figari en mis primeros artículos, en el año 2000, le dije que lo retaba a debatir públicamente, donde él quisiera, en la televisión si quería, pero nunca dio la cara. Todo era por lo bajo, demoliendo los cimientos sobre los cuales intentaba construir mi vida profesional, laboral, académica y mi reputación.

Quince años en los que perdí mucho, pero en los que gané la confianza de que estaba haciendo lo correcto y en los que sabía que menos jóvenes serían captados por ellos y menos familias serían destruidas.

Pasaron los años y el Sodalicio ha tenido que aceptar públicamente las conductas patológicas de Germán Doig, quien fue mi director espiritual cuando creía en ellos.

La estampa con la que veneraban al fallecido pederasta Germán Doig

Ayer, en su comunicado, han aceptado también la enfermedad de su fundador, Luis Fernando Figari. Pero también han aceptado que lo están protegiendo, que está en retiro de oración en una comunidad suya en Roma.

Luis Fernando Figari, acusado de ser un predador sexual de menores por tres personas por lo menos, y de ser un abusador físico y psicológico por treinta por lo menos, cuyos testimonios aparecen en el libro Mitad monjes, mitad soldados, de Pedro Salinas, no debe quedarse más en Roma, protegido por el Sodalicio. Figari debe ser traído al Perú por la justicia para enfrentar las decenas de acusaciones en su contra.

Tengo quince años pidiendo eso a las autoridades peruanas. Y nadie se atreve a hacerlo. Porque es la Iglesia católica, porque a ella nadie la toca, porque qué miedo, porque Figari tiene vínculos en las más altas esferas del poder político y empresarial, porque no tienen cojones, porque a sus hijos no los quemó ni les pegó ni los traumó ni los manoseó ni los violó, porque Cipriani lo protege, porque en este país no hay justicia, porque no, porque simplemente no les da la gana, porque ya pasará el roche.

Figari, monstruo, estás cercado. Tal vez no por las mariconas autoridades peruanas (por el momento), pero sí por tu conciencia (si la tienes), por la historia que te ha descubierto, por tus propios actos que nadie olvidará. Y por nosotros, que seguiremos en la lucha, haciendo todo lo posible para que vengas al Perú, para que la justicia humana te haga pagar el daño hecho. Porque, eso sí, sin ser mitad monje pero sí habiendo sido un soldado muy herido pero constante, te puedo decir que la justicia divina, esa que usaste como escudo y espada para hacer tus maldades, ya te ha condenado.

Por primera vez juntos, les dejo aquí los artículos que empezaron esta historia en el año 2000:


martes, 28 de abril de 2015

El empleado del call center de Claro que usaba Twitter para insultar a los clientes

La tarde del lunes 27 de abril, una nada anónima cuenta de Twitter respondía con mayúsculas y exclamaciones una queja mía contra la operadora de telefonía Claro de la siguiente manera:



Al entrar a la cuenta respondona, descubrimos que no éramos los únicos vapuleados por meternos con la poderosa transnacional. @Jean_PierreC dedicaba esa cuenta de Twitter, con esmero y desde hacía ya un tiempo, a buscar a quienes osaban quejarse de Claro y les respondía con sonoras lisuras que llegaban hasta la mentada de madre. Era obvio que esa defensa casi marital no era gratuita, así que nos pusimos a buscar.

Solo unos minutos después de haber tuiteado que este señor no actuaba por amor al arte, el usuario cerró su cuenta de Twitter.
Claro no respondía.

Así que seguimos buscando.

Y, bueno, el amable insultador Cerna tenía Facebook. Tenía, digo, porque ya lo cerró también.

Este era:


Si hacen clic en la imagen, verán que Cerna afirma trabajar como ATC virtual (suponemos que eso es atención al cliente virtual) en Fortel Contact Center & BPO. Al entrar a la web de Fortel no encontramos ninguna mención a Claro como cliente. Sin embargo, un paseo simple por Google nos mostró lo que buscábamos: Fortel invita con frecuencia a jóvenes talentos a ser asesores de atención al cliente de Claro. Talentos como el señor Cerna, claro está. Invitaciones como esta hay varias:


Recordando nuestro curso de Lógica del colegio, hicimos la siguiente operación mental simple: Si @Jean_PierreC insulta a los clientes insatisfechos de Claro y en su Facebook dice que trabaja en Fortel, proveedor de Claro, entonces es responsabilidad de Claro decirnos qué pasó con este empleado de su proveedor de atención al cliente que usa el mundo virtual para ataques bien reales.

Entonces, le pedimos a Claro con un bombardeo en Twitter que aclarara este asunto.

Hasta ahora solo hay silencio por ahí. Y por todas partes. Claro, es el gigante Claro.

No basta que Cerna haya cerrado sus cuentas, ya sea por [un improbable] remordimiento de conciencia o porque algún jefe de Fortel o de Claro lo obligó a hacerlo.

Eso no importa.

Tenemos derecho a saber qué hace Claro cuando uno de sus empleados o uno de los empleados de sus proveedores de servicios insulta públicamente y desaforadamente a sus clientes, los mismos clientes que pagan para que esos empleados que insultan -y sus compañeros y jefes que callan- reciban su sueldo a fin de mes.

Seguimos y seguiremos esperando una respuesta.

Mientras tanto, el sueño de Jean Pierre Cerna de volverse famoso podría cumplirse. No estamos seguros de que sea por las razones que él esperaba, eso sí está CLARO.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...