martes, 28 de abril de 2015

El empleado del call center de Claro que usaba Twitter para insultar a los clientes

La tarde del lunes 27 de abril, una nada anónima cuenta de Twitter respondía con mayúsculas y exclamaciones una queja mía contra la operadora de telefonía Claro de la siguiente manera:



Al entrar a la cuenta respondona, descubrimos que no éramos los únicos vapuleados por meternos con la poderosa transnacional. @Jean_PierreC dedicaba esa cuenta de Twitter, con esmero y desde hacía ya un tiempo, a buscar a quienes osaban quejarse de Claro y les respondía con sonoras lisuras que llegaban hasta la mentada de madre. Era obvio que esa defensa casi marital no era gratuita, así que nos pusimos a buscar.

Solo unos minutos después de haber tuiteado que este señor no actuaba por amor al arte, el usuario cerró su cuenta de Twitter.
Claro no respondía.

Así que seguimos buscando.

Y, bueno, el amable insultador Cerna tenía Facebook. Tenía, digo, porque ya lo cerró también.

Este era:


Si hacen clic en la imagen, verán que Cerna afirma trabajar como ATC virtual (suponemos que eso es atención al cliente virtual) en Fortel Contact Center & BPO. Al entrar a la web de Fortel no encontramos ninguna mención a Claro como cliente. Sin embargo, un paseo simple por Google nos mostró lo que buscábamos: Fortel invita con frecuencia a jóvenes talentos a ser asesores de atención al cliente de Claro. Talentos como el señor Cerna, claro está. Invitaciones como esta hay varias:


Recordando nuestro curso de Lógica del colegio, hicimos la siguiente operación mental simple: Si @Jean_PierreC insulta a los clientes insatisfechos de Claro y en su Facebook dice que trabaja en Fortel, proveedor de Claro, entonces es responsabilidad de Claro decirnos qué pasó con este empleado de su proveedor de atención al cliente que usa el mundo virtual para ataques bien reales.

Entonces, le pedimos a Claro con un bombardeo en Twitter que aclarara este asunto.

Hasta ahora solo hay silencio por ahí. Y por todas partes. Claro, es el gigante Claro.

No basta que Cerna haya cerrado sus cuentas, ya sea por [un improbable] remordimiento de conciencia o porque algún jefe de Fortel o de Claro lo obligó a hacerlo.

Eso no importa.

Tenemos derecho a saber qué hace Claro cuando uno de sus empleados o uno de los empleados de sus proveedores de servicios insulta públicamente y desaforadamente a sus clientes, los mismos clientes que pagan para que esos empleados que insultan -y sus compañeros y jefes que callan- reciban su sueldo a fin de mes.

Seguimos y seguiremos esperando una respuesta.

Mientras tanto, el sueño de Jean Pierre Cerna de volverse famoso podría cumplirse. No estamos seguros de que sea por las razones que él esperaba, eso sí está CLARO.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...